¿Se puede cambiar el orden de los apellidos?

Desde el pasado día 30 de junio, ya no es necesario acuerdo entre los padres, sino que los hijos mayores de edad, pueden decidir cambiar el orden de sus apellidos conforme a su única y exclusiva voluntad, lo que puede dar lugar a que haya hermanos con distinto orden de apellidos.

La decisión de cambiar los apellidos es unilateral desde de los 18 años en adelante.

¿Cómo se cambia el orden de los apellidos?

El cambio del orden de los apellidos puede solicitarlo el interesado mayor de edad. Puede hacerse presencialmente o por correo certificado. Junto con la solicitud, se deberá presentar el certificado de la inscripción de nacimiento. El cambio se debe solicitar en el registro civil del domicilio del interesado.

Atención. El cambio de orden de los apellidos es una decisión unilateral por lo que no es necesario que sea solicitado por todos los hermanos conjuntamente de modo que, el orden de los apellidos, puede ser distinto entre los hermanos.

¿Es posible hacer otros cambios de apellidos?

La nueva Ley del Registro Civil prevé también otros supuestos de cambio de los apellidos, por la simple declaración de voluntad del interesado, y sin necesidad de instruir ningún expediente al efecto. De este modo se permite:

- La anteposición de la preposición «de» al primer apellido que fuera usualmente nombre propio o empezare por tal, así como las conjunciones «y» o «i» entre los apellidos.

- La acomodación de los apellidos de los hijos mayores de edad o emancipados al cambio de apellidos de los padres cuando aquellos expresamente lo consientan.

- La regularización ortográfica de los apellidos a la lengua española correspondiente y la adecuación gráfica al español de la fonética de apellidos también extranjeros.

- Cuando sobre la base de una filiación rectificada con posterioridad, el hijo o sus descendientes pretendieran conservar los apellidos que vinieren usando antes de la rectificación

Atención. En este último supuesto, la conservación de apellidos deberá instarse dentro de los dos meses siguientes a la inscripción de la nueva filiación o, en su caso, a la mayoría de edad.

Pese a la demora en la entrada en vigor de la nueva Ley del Registro Civil (Ley 20/2011, de 21 de julio), que ha sido postergada hasta el próximo día 30 de julio de 2018, los preceptos de la misma referidos al orden de los apellidos de los hijos recién nacidos, si que entraron en vigor el día 30 de junio de este mismo año 2017.

De acuerdo con el nuevo régimen, se permite que los hijos, al llegar a la mayoría de edad, pueden alterar el orden de sus apellidos, sin necesidad de contar con el consentimiento de sus padres