Saludar en el trabajo. Trato diario. Compañeros. Jefes. Subordinados.

El saludo es importante en todos los ámbitos, pero especialmente importante en el ámbito FAMILIAR y LABORAL. Saludar es fundamental para establecer un primer contacto agradable y correcto.

LAS BUENAS MANERAS NO OCUPAN LUGAR. EL SALUDO, EN VOZ ALTA, CLARA Y ALEGRE, NOS VAN A AYUDAR A EMPEZAR MEJOR LA JORNADA. ADEMAS, ¡ES GRATUITO!, Y DEBEMOS PRACTICARLO.

En relaciones de trabajo, el saludo es necesario y obligatorio para todos los compañeros. Las empresas no pueden permitir el deterioro o contagio de la perdida de los buenos modales. Los empleados que no cumplen razonablemente con el saludo a los compañeros, deberán ser instruidos, y realizar las prácticas que precisen para su adaptación, y establecimiento del saludo o despedida al final de la jornada con naturalidad, y muestra de gratitud.

Mire fijamente a los ojos cuando le presenten a alguien y no incline la cabeza hacia el suelo. No hay que mirar de forma desafiante, pero sí de forma segura. Tampoco sea demasiado "flojo" en su saludo, tanto verbal, como al dar la mano. Un apretón de manos, breve y con la fuerza justa.

Siempre que entre en cualquier dependencia u oficina no se olvide de dar los buenos días o las buenas tardes (siempre es más gratificante, y obtendremos mejores resultados en nuestra visita o en nuestro acometido).